viernes, 8 de febrero de 2013

Mesa "técnica" sobre la privatización de la sanidad

Quieren engañar al personal de las instituciones sanitarias diciendo que podrían cobrar más si se privatiza pero no dicen que bajará la calidad de la atención que reciben los pacientes mientras aumenta enormemente el stress de los profesionales.


Ayer hubo una mesa redonda organizada por el colegio de médicos de Toledo en el hospital Virgen de la Salud para hablar de las "bondades" de la privatización que se pretende hacer en Castilla la Mancha y que, como muchos ya saben, quieren que empiece por Villarrobledo, Manzanares, Tomelloso y Almansa.
En resumidas cuentas se vino a decir que el sistema actual de salud es insostenible, que precisa cambiarlo y que lo mejor es privatizar.
Diré de entrada que no creo que el sistema actual sea perfecto pero coincido con algunos profesionales en que es posible reformar el modelo actual para que sea más eficiente en relación con su coste y sirva mejor a las necesidades de los ciudadanos.
En la mesa redonda de ayer se dejó muy claro que España no está gastando más dinero en sanidad que los países de nuestro entorno (ni en euros por habitante ni en relación con el P.I.B.) y que no hay datos para afirmar que el sistema privado sea más eficiente que el público y que el grado de satisfacción de los ciudadanos españoles con el sistema sanitario es muy alto y similar al de los ciudadanos de otros países similares al nuestro.
Lo que yo digo es que si no está claro que un sistema privatizado preste mejores servicios a los ciudadanos que uno no privatizado no entiendo que se decida privatizar si no es teniendo en cuenta que un sistema privatizado genera sustanciosos beneficios, en euros contantes y sonantes, a las empresas concesionarias.
Recuerdo que el volumen que pasarían a facturar las presuntas concesionarias de los hospitales que se quieren privatizar (los cuatro de antes más Toledo y Cuenca que van por el mismo camino aunque parece que se quiere intentar después) echando una cuenta por bajo, es de 666 millones de euros al año un pastel que muchas empresas quisieran incluir en su volumen de negocio y por el que algunas estarían dispuestas a "compensar" adecuadamente a quienes decidieran privatizarlo.
Por si a ustedes les interesa  aquí hay un pequeño resumen de la mesa redonda.
Se dijo en la mesa que la eficiencia actual del sistema español reside fundamentalmente en las bajas retribuciones de los profesionales como queriendo decir que al privatizar todos van a cobrar más. No se dijo que para integrarse en las concesionarias los profesionales han de negociar, uno a uno, con el jefe de personal de la empresa sus retribuciones. No se dijo que los profesionales sufran ningún tipo de presión para integrarse en la empresa como se comenta de otras concesiones (Alzira), no se comenta que los que prefieran seguir siendo funcionarios o estatutarios una vez privatizado vayan a sufrir ningún acoso laboral (mobbing) para que emigren a otros centros como también es posible y se ha oído de otros lugares. Tampoco se habla de que las retribuciones pueden estar muy ligadas a la rentabilidad de las enfermedades atendidas, al tiempo de estancia en los hospitales, la decisión de ingresar o no a los pacientes que acuden a urgencias u otros aspectos no directamente relacionados con la calidad de la atención a los usuarios.
Dice Carretero, y otros lo destacan, que en sanidad no siempre es mejor hacer más. Lo que no dice es que, al ser el elegido el modelo PPP donde el cobro de la empresa no depende de la cantidad de servicios prestados (actos médicos) sino de la población, una vez que cobre la empresa cuanto menos vayan los pacientes al médico mejor para la empresa que puede dedicar el tiempo y las instalaciones a conseguir ingresos por otras vías (pacientes privados, de otras zonas de salud,  ...). Tampoco dice Carretero que al depender de la empresa la atención primaria, los médicos pueden ser estimulados a enviar lo menos posible a sus pacientes, lo necesiten o no, a especialistas u otros servicios de la empresa.
En el sistema PPP el pago por asegurado es creciente en el tiempo en la misma medida que crezcan los presupuestos sanitarios públicos con la salvedad de que si éstos bajan la capita aumenta, como mínimo en el IPC. Eso no contribuye, me parece a mí a la sostenibilidad del sistema puesto que uno puramente público puede costar menos cuando haya menos dinero (no hace falta recordar lo que se están recortando ahora los presupuestos para sanidad con la excusa de la crisis).
Otras veces se habla de que los presupuestos públicos son rígidos porque se aprueban año a año, sin embargo, en los contratos actuales con concesionarias, los planes de inversiones (en elementos tecnológicos, ampliaciones de superficie, ...) se pactan de cinco en cinco años con lo que es mucho más difícil adaptar los recursos a las necesidades.
En fin, que la mesa redonda iba dirigida a los médicos del hospital de Toledo, que se les enseñó la guinda de que quizá podrían acabar cobrando más pero no se dijo que la atención a los pacientes será probablemente peor, que muchos profesionales pasarán a cobrar menos en función de su habilidad negociadora ni que pueden sufrir acoso laboral lo que incrementará el stress que ya de por sí tiene en ejercicio de la función médica.

Disfruten del fin de semana queridos pagatori.

4 comentarios:

enletrasarte (omar) dijo...

El BM y el FMI pregonan desde siempre que la privatización es la cura ante la recaída en crisis
.
Ello solo transfiere a las grandes empresas el dinero de los ciudadanos (o bien lo que construyeron con dineros de la gente)
.
La dicotomía público o privado pone siempre a la gente en una especie de cuerda floja, porque los hay de uno u otro lado
.
por principios, habría que colegir que los servicios esenciales para la ciudadanía deberían ser netamente públicos, pues garantiza la permanencia, un presupuesto cabal, inversión en tecnología, etc y no se embarca en la producción de "ganancias"
un abrazo solidario

Antonio Martín dijo...

Gracias por tu comentario, Omar. Estoy de acuerdo contigo en que la privatización es una transferencia del dinero aportado con anterioridad al construir el sistema y los ingresos posteriores al pagar la asistencia. Coincido contigo en que ese servicio debería ser gestionado por el sector público sin someterse a la necesidad de generar grandes beneficios para las empresas privadas.
Un abrazo.

Pedro H.R dijo...

Amigo Antonio, como siempre tomaran medidas sin contar con los expertos en la materia, y mucho menos con la opinión del de base que es el que curra y conoce los problemas, veras como vendrá algún politicuch@ sin carrera ni conocimientos y tirara de lápiz y borrador para hacer la obra del siglo aunque con ello conlleve retroceder años luz, pero ya sabes que este es el sino nuestro, y esto no se cambia como no llegue un Tsunami.
elperroverde
ahh un saludo...

Antonio Martín dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Pedro. Estoy de acuerdo contigo, yo también me temo que tomen decisiones sin contar con los técnicos que conocen las necesidades de primera mano así como, por supuesto, no contarán con los ciudadanos que seremos los que pagaremos los gastos y sufriremos las consecuencias como pacientes.
Sin embargo no estoy tan desesperanzado como tú, no creo que haga falta un tsunami y quizá con las "mareas" (blanca, ciudadana,...) y otros movimientos sociales que se están viendo haya una oportunidad de cambiar las cosas. Estoy haciendo otro post sobre la privatización de la sanidad partiendo de las noticias escandalosas de fallecimientos en el hospital de Stafford en Inglaterra.
Saludos
El zarampo