miércoles, 23 de mayo de 2012

La revolución está en marcha

Asamblea y manifestación en el hospital Virgen de la Salud

 
Es imparable. La revolución, como si fuese una flor más de la primavera, está aquí. Ya no son sólo los profesores los que hacen huelga y se manifiestan en una ciudad tan vetusta como Toledo, no son sólo los alumnos los que están hartos de que se les trate casi como ganado, son también los profesionales y los usuarios de la sanidad los que se dan cuenta de que existe un proceso, que el PP ni siquiera hace el más mínimo esfuerzo por disimular, de Desprestigio, Deterioro y Desmantelamiento de lo público.
Así se desarrollaba la asamblea

Esas tres D son la clave de todo lo que está pasando y de lo que cada vez más ciudadanos son conscientes. Desprestigio de los servicios públicos y los empleados públicos repitiendo hasta la náusea los defectos que, como obra humana y humanos, tienen. A pesar de lo que se insiste en los males de los funcionarios y la función pública todo el mundo sabe que donde mejor te atienden, o hasta hace poco te atendían, era en la sanidad pública. Para enfermedades leves y sin complicaciones está muy bien eso de que te traten en un hospital como en un hotel pero cuando las cosas se complican donde mejor te pueden atender es en esos hospitales públicos en los que tanto esfuerzo hemos invertido varias generaciones de españoles. Los colegios privados están bien, pero sobre todo para los ricos que se agrupan entre sí para seguir parasitando a la sociedad.
Marcha en torno al hospital
Deterioro que se manifiesta en recortes sistemáticos y alarmantes de las dotaciones presupuestarias para personal, suministros o inversiones.
Ese deterioro aumenta considerablemente la presión sobre unos ciudadanos que necesitan de la sanidad y la educación a diario, esa presión lleva a exigir soluciones, cualquier solución, inmediata, cueste lo que cueste, pese a quien pese. Cuando el deterioro ha producido sus efectos como es la exigencia de soluciones por parte de la sociedad, sale la varita mágica con la tercera pata del taburete, el Desmantelamiento.

Tomar medidas por parte de los ciudadanos es URGENTE
Que se está desmantelando el sistema público lo vemos todos cada día, si hablamos sólo de sanidad se puede ver en los despidos de interinos en los hospitales, la no sustitución de las bajas de profesionales e incluso la reducción de las plantillas. Se inició el desmantelamiento acelerado de la sanidad pública con la ley 15/97 que permite gestionar el servicio público sanitario a las empresas privadas, esto es, con intenciones de sacar beneficios de la enfermedad de los ciudadanos. En la ancha Castilla se notó en que, por ejemplo, se hicieron contratos de limpieza para los hospitales (en Toledo 17 millones de euros para dos años) cuando antes de esa ley el personal de limpieza se seleccionaba con procedimientos abiertos y pasaban a ser empleados públicos. Ahora no, el que contrata personal de limpieza es un empresario que puede enchufar a quien le salga de ahí mismo al tiempo que, a los no enchufados les explota con jornadas cada vez más largas, responsabilidades cada vez mayores y sueldos cada vez menores.

El desmantelamiento tiene otra cara en el crecimiento sostenido que han venido teniendo los conciertos sanitarios desde la entrada en vigor de la Ley 15/97 que ha beneficiado enormemente a las empresas privadas que han podido seleccionar médicos sin procedimiento público y con riesgo de sobreexplotación, sí, es lo que tiene el que el objetivo principal sea ganar dinero y no prestar un servicio.

Una vez desmantelado el actual sistema tendremos otro que se organizará en tres escalones: el primero para los ricos, la mejor asistencia, los mejores profesionales y los mejores hospitales; el segundo para el común de los fieles que estará estratificado de modo que el que más pueda pagar por su póliza de seguro  más prestaciones recibirá de su aseguradora (digamos Adeslas, Asisa, Sanitas o cualquier otra de esas) y un tercer grupo, el de los pobres que se tendrán que conformar con la beneficencia, al albur de que haya ONG y voluntarios que les quieran atender en "hospitales" de ínfima dotación y con miles de dificultades. Nos movemos hacia el sistema de los Estados Unidos donde la sanidad es mucho peor que en España y, además, es mucho más cara.

Mientras tanto, las empresas de la sanidad (Capio, USP o ribera Salud) junto con las aseguradoras haciendo cada vez más dinero y teniéndonos cada vez más debajo de su bota.

Pero esto está a punto de acabar, los ciudadanos no vamos a permitir que unos cuantos niños bonitos educados en colegios de pago y universidades privadas se queden con lo nuestro. No vamos a permitir que venga ningún señorito de Madrid como el Echániz a decir que las empresas privadas van a enseñar profesionalidad, aquí somos todos muy buenos profesionales y lo mismo el que necesita un curso de reciclaje es él a ver si es capaz de dedicarse a la fabricación de hamburguesas (la bata y el gorro le sentaban bien...).

Una muestra de cómo ciudadanos y profesionales están diciendo basta es la asamblea que se viene celebrando los martes a las cinco de la tarde a las puertas del servicio de Urgencias del hospital Virgen de la Salud, les dejo unas fotos de la de ayer. Hicieron una manifestación el sábado pasado y fue un éxito que les ha animado a plantear nuevas movilizaciones. Los martes están ahí dando la cara y estaría muy bien que fuéramos muchos a apoyarles.

Por hoy vale, que me he bajado los presupuestos que ha hecho la Mari Cospe y la calculadora me da voces para que empiece a darle caña.

Tengan buen día, queridos paganini y recuerden uno de los lemas de la asamblea de la tarde "A ti que estás mirando, también te están robando".




No hay comentarios: