miércoles, 9 de mayo de 2012

¿Hacia dónde van la sanidad y los servicios sociales en Castilla la Mancha?

El PP va destapando sus aviesas intenciones en materia sanitaria y de servicios sociales.


Carretero quiere dar lecciones a los castellano-manchegos
Hoy han salido en la prensa dos noticias con el protagonismo de "responsables" del sistema sanitario en Castilla la Mancha que me parece que deben ser destacadas. 

La primera  de ellas es la entrevista con el actual gerente del SESCAM, Luis Carretero, en que va dando datos sobre el modelo de privatización que se quiere adoptar en la región.

El titular de la noticia dice que se van a gestionar por el modelo PFI los hospitales que se construyan nuevos, incluyendo entre ellos al de Toledo y, se supone, también el de Cuenca. Este modelo de privatización significa que todos los servicios, excepto los directamente asistenciales -médicos, enfermeras, auxiliares de clínica, fisioterapeutas,...- serán gestionados por empresas privadas lo que significa que su objetivo principal será la obtención de beneficios económicos y no la prestación de una asistencia de calidad. Pensemos sólo en la limpieza, ésta se hará con el mínimo imprescindible de empleados lo que aumenta significativamente el riesgo de que se produzcan infecciones dentro del propio hospital. 


Para los cuatro hospitales que está previsto privatizar primero (Villarrobledo, Almansa, Tomelloso y Manzanares) el modelo que quieren usar es el PPP, todos los servicios y personas dependientes del hospital serían gestionados por la empresa privada aunque en un primer momento los profesionales que hay en ellos seguirían cobrando del SESCAM pero tendrían fuertes presiones para integrarse en la empresa como personal contratado aparte de las presiones que tendría todo el personal para obtener beneficios disminuyendo el tiempo de estancia en el hospital -riesgo de altas prematuras y reingresos-, minimizando el número de pruebas diagnósticas y todo lo posible en suministros (luz, agua, material desechable,...).

El modelo PPP incluye también la venta a la empresa de los propios hospitales que han sido construidos con cargo a los impuestos y cotizaciones sociales de empresarios y trabajadores de varias generaciones. Es lógico pensar que para hacer atractiva la compra de esos hospitales el precio tendrá que ser menor de lo que costaría construirlos porque si no la empresa optaría por hacerlos nuevos. 

Una característica adicional de la privatización es que la capita -el importe que paga la administración a la empresa por cada tarjeta sanitaria- no es licitable por lo que el hospital no se adjudica a quien mejor precio ofrezca a los ciudadanos sino a quien la administración decide lo que abre un campo muy amplio a la concesión a los amigos de los responsables políticos.

Un aspecto especial de las privatizaciones que el PP pretende en Castilla la Mancha es que no sólo quieren privatizar los hospitales y la asistencia primaria (médicos de cabecera,...) sino que, para hacer el paquete más atractivo a las empresas, quieren privatizar también los servicios sociales (residencias de ancianos y otros). Se adjudicaría todo a empresas privadas con lo que estaríamos en esta región ante el modelo de privatización más agresivo del Estado.

Parece ser que quieren sacar a concurso las privatizaciones antes de este verano con lo cual es urgente que se manifieste la oposición a estas iniciativas por todos los medios posibles.

UGT y CCOO están promoviendo en Castilla la Mancha una iniciativa que quieren hacer creer que está contra la privatización de la sanidad pero no piden la derogación de la ley 15/97 de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud sino que la defienden puesto que en su momento fue aprobada con los votos de PP, el PSOE y otros en el Parlamento y con el apoyo de CCOO al consenso obtenido. Es fundamental que la oposición a las privatizaciones no se limite a la de la sanidad puesto que quieren que afecte a todos los servicios sociales y además, es importante que se haga desde colectivos y personas que no reciban subvenciones de las administraciones ni de las empresas (farmacéuticas, de gestión,...) para no condicionar la imparcialidad y defensa de los intereses legítimos de los ciudadanos.

Por último citar la noticia en que Echániz habla de que el transporte sanitario no es una prestación básica y, por tanto, no debe ser pagada por todos los ciudadanos. El ataque más directo es contra los usuarios de diálisis renal a quienes se les obligará a pagar sus viajes a los hospitales o clubs de diálisis pero ya va configurando la idea de que puede haber necesidades "de primera, de segunda y de tercera". Si admitimos que hay diferentes categorías en las necesidades estaremos abriendo un abanico donde sólo algunas prestaciones, las más básicas, serían cubiertas por la seguridad social, este grupo contendría cada vez menos prestaciones con lo que acabaría siendo simplemente una beneficencia para los menos pudientes.

Un segundo grupo de prestaciones, ya no básicas, se cubrirían con las pólizas de seguros privadas que cada uno pudiera pagarse con lo que se segmentarían los pacientes en función de sus ingresos, los más ricos podrían pagarse las mejores pólizas de seguro y la medicina exclusivamente privada. Los menos pudientes sólo podrían pagarse pólizas "de medio pelo" con menos prestaciones. Sería el fin de un sistema de solidaridad social que ha costado mucho construir entre todos y del que se quiere beneficiar solamente a unos pocos, los dueños de empresas sanitarias.

En el mismo sentido de segmentar a la población van las solicitudes de que se desgraven las aportaciones a seguros privados de enfermedad que benefician a los que ya ahora quieren unas prestaciones sanitarias mejores que las del "común de los fieles" pero con cargo a los impuestos de la paganería en general.

Y es todo por hoy, que tengan buen día, queridos paganini.

4 comentarios:

enletrasarte, Omar dijo...

qué desamparo el 'de-a-pie', máxime cuando lo rodean canallas vario-pintos
mi solidaridad

Antonio Martín dijo...

Gracias por tu comentario
Por mi parte estoy dispuesto a hacer lo que haga falta para impedirles que hagan lo que traman y tengo la esperanza de que entre todos consigamos evitar la mayor parte de sus propósitos.
Saludos

Anónimo dijo...

Estupenda idea la de generar un Código QR para difundir los contenidos del blog...

Antonio Martín dijo...

Gracias por el comentario "anónimo".