sábado, 11 de febrero de 2012

Privatización de la sanidad VII

La sanidad según Cospedal y Echániz, preparen la mantilla...
Tengo la sensación de que no estoy explicando bien cómo perjudica a los ciudadanos la privatización de la  sanidad con el modelo PPP. Voy a intentar explicarlo en pequeñas dosis, me apunto a la homeopatía.

Están apareciendo nuevas noticias que dan por supuesto que se van a privatizar esos cuatro hospitales en Castilla la Mancha, (vean la última de El País) pero aún no está decidido, aún no hemos dicho los ciudadanos la última palabra, si nos movemos lo suficiente aún podemos evitarlo.

La concesionaria tiene, al menos, seis vías de ingresos:
  1. El pago que hace la administración según el número de ciudadanos que tiene la zona atendida por la empresa. Al ser un pago que no depende del número de veces que van los ciudadanos al médico, ni de los servicios que recibe (radigrafías, análisis, quimioterapias, ...) a la empresa le beneficia que vayan cuantas menos veces mejor porque así pueden dedicar sus instalaciones a otras actividades rentables. La población atendida por los hospitales Tomelloso, Almansa, Manzanares y Villarrobledo está alrededor de los 225.000 habitantes, si el pago por habitante es de 619 euros (como era en Alzira en 2011, que será superior para 2012, como mínimo en el I.P.C. El periódico El País habla de 607 euros al año por ciudadano pero el dato que me ha llegado a mí es de esos 619 euros/año y ciudadano) tenemos que sólo por esa vía las empresas se van a embolsar alrededor de 140 millones de euros al año, un jugoso negocio..., o sea, la escalofriante cifra de casi veinticinco mil millones de las antiguas pesetas. Desde luego hay mucho dinero en juego y me temo que los principales beneficiarios no vamos a ser los paganini sino los accionistas de las empresas que se queden con el chollo aparte de algunos "responsables" de la administración o de la "feroz" oposición política.
  2. El pago que recibe de pacientes de otras zonas de salud también cubiertos por la administración (desplazados). En éstos casos la empresa factura el 80% de lo que la administración dice que cuesta la atención prestada. Siendo mal pensado diré que si la administración quiere beneficiar a la concesionaria elevará todo lo posible el precio que dice que cuestan estas intervenciones, aunque no sea así, hay una fuente de presión de la empresa para con la administración para que aumente ese precio. Además la empresa puede influir mucho en que se admita o no pacientes de otras zonas, con lo cual lo lógico es que admita pacientes cuyas dolencias cueste menos atenderlas de lo que la administración está dispuesta a pagar y se resista con uñas y dientes a atender a los que le cuesten más de lo que ingresa.
  3. Otra fuente de ingresos son los que la empresa recibe por atender a pacientes privados ya sea de aseguradoras privadas o sin cobertura de ninguna mutua, en esos casos el precio es libre, depende de la negociación de la mutua con la concesionaria o de los precios que imponga la empresa a los privados. Cuanta menor presión de los pacientes propios tenga la empresa más recursos podrñá dedicar a los pacientes privados. ¿Podrían los médicos de la empresa prescribir menores tratamientos por ello? Me temo que la empresa les incentivará a hacerlo...
  4. Además la empresa, que compra los hospitales para el período de concesión, puede alquilar a médicos privados sus instalaciones (quirófanos, consultas, instrumental, ...) a médicos para que atiendan pacientes exclusivamente privados lo que puede llevar a casos como el que ya se ha producido en el hospital de la Seu, en Cataluña. El modelo PPP incentiva que se produzcan estas situaciones.Un efecto colateral perverso es que si algunos responsables políticos están interesados en que la concesión vaya adelante pueden valorar los hospitales que venden a las empresas muy por debajo de lo que costó construirlos y en función del estado de conservación que tengan en el momento de la venta. Al hablar de edificios estamos también hablando del equipamiento del hospital que es muy caro y que también puede ser infravalorado. Dice Fernando Mora (diputado regional del PSOE) en su Facebook que la administración va a cobrar a las concesionarias la cantidad de 37 millones de euros por los cuatro hospitales, no dice cuánto nos han costado a los ciudadanos pero por lo que dice la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad en Madrid (CAS Madrid.org) los ocho hospitales privatizados en Madrid han costado 840 millones de euros. Bien es verdad que son para zonas con mucha más población que los cuatro de Castilla la Mancha, pero no puede ser que aquí cuesten menos de diez millones cada uno cuando los de Madrid han costado más de cien. Aquí el PSOE me parece que no está haciendo todo lo posible por difundir la información que a los ciudadanos nos afecta, sobre todo porque esos cuatro hospitales se construyeron cuando el PSOE gobernaba por lo que tiene que saber cuánto nos costaron y si no lo sabe, puede solicitar el dato en las Cortes regionales que la administración está obligada a facilitar esos datos a los representantes de los ciudadanos, pero me parece que el PSOE no tiene demasiado interés en investigar este tema, ¿por qué será?.
  5. Un 30% del ahorro que se produce en las recetas a los pacientes calculado como diferencia entre lo que la administración presupuesta para la zona y lo que realmente se gasta. Nuevo incentivo, presión, para que la empresa induzca a la administración a presupuestar por encima de las necesidades reales. En Castilla la ancha se ha venido presupuestando esa partida muy por debajo del gasto realmente previsto pero me temo que si prospera el modelo PPP se presupueste por encima del gasto previsto, caja para las concesionarias. Si esto no se produce y no hay ahorros es muy fácil que las empresas farmacéuticas concedan incentivos a la concesionaria para que no rebaje el total recetado. en cualquier caso demasiado incentivo para que no funcione bien el sistema.
  6. No debemos olvidar que la empresa puede explotar parte de su espacio para cafeterías, puestos de periódicos, etc.  y los concede a quien más le conviene.
Con todo esto me parece que está claro que se van a producir muchísimos ingresos económicos para la empresa pero no veo el beneficio sanitario para los ciudadanos ni el que no se pueda mejorar la asistencia a los pacientes desde un modelo exclusivamente público que es el que hemos construido con nuestros impuestos y los de nuestros padres.

Disfruten del fin de semana queridos paganini.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esperemos que podamos seguir gozando de buenos hospitales y de una buena sanidad pública, que con tantos recortes, ajustes y privatizaciones no pinta nada bien el panorama.

Un cordial saludo
Ana

Antonio Martín dijo...

Gracias por tu coemntario, Ana. Yo también espero que sigamos contando con una sanidad a la medida de nuestras necesidades y no vayamos hacia el modelo U.S.A. donde si tienes dinero te curan y si no lo tienes te vas a la beneficencia que tiene unos medios muy reducidos y la atención es de pena.
Saludos