martes, 7 de febrero de 2012

Privatización de la sanidad IV


Como alguno de ustedes, mis queridos paganos, sabe, llevo unos días a vueltas con el "modelo Alzira" que es el que se pretende implantar para privatizar seis hospitales públicos en la ancha Castilla.
He encontrado un estudio sobre el modelo publicado en 2007 por el Instituto de Estudios Económicos bajo el título de "LAS NUEVAS FORMAS DE GESTIÓN SANITARIA «MODELO ALZIRA»" al que ya hice referencia el pasado día 2. Lo estoy estudiando para intentar ver si es cierto lo que dicen sus defensores o si es un modelo más bien perjudicial para los ciudadanos.
Parto de la intuición de que si una empresa privada accede a gestionar un servicio público será porque, inicialmente, estime que va a ganar dinero con ello ya que, en caso contrario, no arriesgaría su dinero.
Si además de esas estimaciones iniciales el modelo se sigue usando en la actualidad será porque la práctica diga que se consiguen beneficios y hay que tener en cuenta que el hospital de Alzira empezó a prestar servicios el 1 de enero de 1999 por un período inicial de diez años y aún en 2012 sigue funcionando por ese sistema. O eso o los de la empresa son tontos y no me gustaría creer que lo son porque quisiera que una empresa que se dedica a curar gente está formada por gente lista.
En principio se prestaba sólo la asistencia especializada (hospital) pero en la actualidad además se presta la atención primaria (médicos de cabecera) de toda la zona. 
El estudio citado anteriormente no parece del todo independiente porque se limita a expresar las bondades del sistema pero no cuantifica realmente los costes que tiene para los ciudadanos ni sus desventajas.
En la página 24 de ese informe se pueden ver algunos de los supuestos sobre los que se basa el modelo Alzira. Se indica lo siguiente (los subrayados son del zarampo):

"[...] La Ley General de Sanidad de 1986 explicitaba que «los servicios sanitarios adecuarán su organización a los principios de eficacia, celeridad, economía y flexibilidad». Sin embargo, la realidad es muy diferente, ya que las instituciones sanitarias operan en un entorno fuertemente burocratizado que prioriza la «legalidad» frente a la eficiencia. Los presupuestos están sometidos a la Intervención General del Estado, las transacciones y contrataciones sujetas a la Ley de Contratos del Estado y la gestión de los recursos humanos está encorsetada por la relación estatutaria, mediante el Estatuto del Personal Médico de la Seguridad Social, el Estatuto del Personal Sanitario y el Estatuto del Personal no Sanitario.
Así, las instituciones sanitarias públicas ven cómo sus costes de personal suponen más de la mitad de su presupuesto, o cómo carecen de flexibilidad para incorporar nueva tecnología, a lo que se une el problema del envejecimiento de la población, con un incremento del porcentaje de personas mayores y de la esperanza de vida, lo que representa un incremento del gasto sanitario y un descenso de la población activa encargada, con sus impuestos, de mantener en funcionamiento el servicio público de salud. Y todo ello mientras el desarrollo social y cultural implica que los ciudadanos están mejor informados y son más exigentes con los servicios públicos que mantienen con sus impuestos.
Unos recursos limitados y una mayor exigencia de la población obligan a los responsables de los servicios de salud a gestionar lo mejor posible, a buscar la eficiencia, dando la mejor calidad al mejor precio posible, maximizando las posibilidades de los presupuestos.[...]"

La descalificación que se hace es simplemente ideológica y no demuestra nada con datos en todo el informe pero hoy sólo quiero comentar lo que se dice en esta parrafada.
Dice que lso servicios sanitarios no adecuan su organización a los principios de eficacia, celeridad, economía y flexibilidad porque operan en un entorno fuertemente burocratizado que prioriza la "legalidad" frente a la eficiencia. Como digo es una descalificación que no demuestra y alude a la legalidad y la burocratización como conceptos muy negativos. Parece que dice que los médicos en la pública se ocupan sólo de las apariencias y no de curar a los enfermos lo cual es falso. Por supuesto que los hospitales han de tener en cuenta el principio de legalidad, los pagamos todos y si van a tirar por la calle de enmedio a la hora de curar... Las leyes están hechas para salvaguardar los derechos de los ciudadanos, entre ellos el derecho a la salud, y está claro que hay que cumplirlas. Si no se están organizando los centros sanitarios como dice la ley de Sanidad, es decir, tendiendo a la eficacia, celeridad, economía y flexibilidad, habrá que mejorarlos pero no necesariamente por la vía de la privatización salvo que se demuestre que es la mejor alternativa posible y ya digo que el estudio citado no demuestra nada. Es posible que haya otros estudios que sí demuestren algo pero yo no los he encontrado, les ruego a ustedes me faciliten otros estudios mejor documentados.
En el párrafo que cito del estudio hay más cosas, como que es un sistema burocratizado, como si los chupatintas fueran los que mandan en los hospitales. Me consta que no, que quienes llevan la voz cantante en los hospitales son los médicos quienes prescriben o no los tratamientos y las dosis.
Como si fuera  algo negativo dice que los presupuestos están sometidos a la Intervención General del Estado. La actuación de las Intervenciones garantiza que se han cumplido las normas, entre ellas la de contratación que persigue que se cumplan unos determinados requisitos en la contratación para salvaguardar los intereses de los paganini y no se contrata según el criterio, seguramente bienintencionado, de un empresario privado.
También se dice que la gestión de los recursos humanos está "encorsetada" por las leyes, parece que dice que es más "eficiente" que la contratación, la relación laboral y el despido obedezcan a las normas del empleo privado pero a este zarampo le parece que no es bueno que un empresario decida sobre la estabilidad laboral de los médicos ya que puede dejar que entren criterios como los de amistad, o enemistad personal, y otros que hacen del entorno laboral más competitivo, sí, pero no necesariamente el más adecuado para la correcta atención de los pacientes. El médico, y el personal en general, estarán muy fuertemente incentivados para tener contento al empresario y no olvidemos que éste está motivado por el beneficio económico. La formación del personal estará condicionada por la aplicabilidad inmediata de los conocimientos adquiridos y su rentabilidad, mientras que si esos conocimientos derivan en la implantación de técnicas más caras no se incentivarán, o se incentivarán menos por parte de la empresa.
Los presupuestos sanitarios públicos no carecen de flexibilidad para incorporar nuevas técnicas, es cierto que tienen que ser aprobados en las Cortes pero eso no determina todas y cada una de las adquisiciones sino los montantes globales para cada año mientras que los planes de inversiones del sistema Alzira se acuerdan para cinco años según el informe citado (ver "el concesionario se compromete a la realización de un montante de inversiones,que se llevarán a cabo mediante la presentación a la Conselleria de planes a cinco años." en la página 43). Luego menos flexibilidad que en la administración. Por otro lado la empresa no se verá motivada a implantar nuevas técnicas terapéuticas más que si se producen ahorros, si las técnicas nuevas son más caras la empresa se resistirá y la administración tendrá que obligar, si puede, a que se implanten. Pensemos en el momento anterior a que se descubriera la medicina nuclear para determinados tipos de cáncer, sin duda es un terapia eficaz en determinados casos, pero también sin duda es una técnica más cara que no atender esos casos. En todo caso, la empresa estará motivada por la rentabilidad económica además, supongo, que por la mejor atención sanitaria mientras que la asistencia prestada directamente por la sanidad pública no tiene la cortapisa de conseguir beneficios para los accionistas sino que solamente busca la mejor atención para sus pacientes.
Ya digo que faltan muchos datos en ese estudio, vuelvo a rogarles información sobre estudios más detallados, por mi parte seguiré investigando sobre el asunto y les mantendré informados.
El estudio no dice qué porcentaje de sus gastos alcanza el gasto de personal, intuyo que será muy similar al que tiene en los hospitales públicos, pero el que sea la mitad o no, no implica que sea mejor o peor. 
Por otro lado, el problema del envejecimiento de la población afecta por igual, creo yo, al sistema público y al privatizado o es que en el privatizado van eliminando de alguna forma a los pacientes de mayor edad? Espero que no, joder, que uno ya va teniendo una edad y se ve ante la perspectiva de ser atendido en hospitales privatizados...
Pueden verse algunas opiniones no precisamente positivas del Hospital de la Ribera en este enlace o en este otro.
Seguiremos informando.
Que tengan buen día queridos paganos.

No hay comentarios: