martes, 14 de febrero de 2012

Huelga en la Junta de la ancha Castilla para el 29 de febrero

Esta mañana han estado en la oficina representantes de tres sindicatos animándonos a los empleados públicos a sumarnos a la huelga que hay convocada para el 29 de febrero.

Tengo los sentimientos encontrados, la verdad sea dicha. En gran medida estoy de acuerdo con los sindicatos en que hay que poner el límite en algún sitio, que si dejamos a la Mari Cospe que haga todo lo que quiera acabarán, ella y sus compis,  meándonos en la oreja y diciendo que llueve. 

Estoy radicalmente en contra de la política de privatizaciones que con tanto ahínco han iniciado Mari Cospe y Echániz aunque parece que de algunas cosas se han arrepentido como la de vender el edificio de los servicios centrales de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales que al parecer no ha pasado de la fase del calentón de boca y ahora que se han acomodado a los despachos ya no les parecen tan "ostentóreos".

También parece que se han arrepentido de lo que, a bombo y platillo, prometieron sobre la reducción del número de coches oficiales porque, si bien la subasta la llevaron a cabo con todo el ruido mediático que pudieron, ahora han sustituido esos coches con otros, nuevecitos, por el método del leasing que es, por supuesto, mucho más caro.

Lo que sí parecen bastante decididos a llevar a cabo son los recortes en los servicios sociales. Han planteado un Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos que, ya desde el nombre, es todo un monumento al doble lenguaje del que Orwell ya habló en su novela 1984.
En el Plan de Garantía se utilizan a saco la tijera de podar, el hacha y la motosierra, vamos que no van a dejar títere con cabeza como ya estamos empezando a ver. Bien es cierto que el sistema de Servicios Sociales en Castilla la Mancha tiene muchos defectos, el más grave para mí, porque de él se derivan otros muchos, es que se había convertido en un sistema clientelista, donde se creaban servicios sociales, útiles, sí, pero sólo o muy principalmente en los municipios cuyos equipos de gobierno tenían sintonía con mosén Barreda.

Es algo que hay que corregir pero me parece que lo que la Mari Cospe pretende es hacer lo contrario, es decir, desmontar servicios útiles, incluso fundamentales, en lugares en que no hay sintonía política para montarlos en sitios con Ayuntamientos más "afectos al régimen".

Puede que lo que digo a continuación sea sólo buenismo, pensar que estamos en los mundos de Yuppi o algo por el estilo, pero me parece que no se corrige un error cometiendo otro. Si el sistema de Servicios Sociales era clientelista hágase una planificación orientada a cubrir las necesidades reales, dedíquense los recursos a atender las necesidades prioritarias pero sin mirar si las necesidades están en un pueblo de derechas o de izquierdas. 

Voy a la convocatoria de huelga, que me disperso. Los sindicatos hoy han cometido varios errores, son humanos, es lógico pero me parecen harto sintomáticos. 

El primer error que han cometido ha sido el de decir que la incidencia de una huelga de los funcionarios administrativos, los que sólo trabajamos con papeles, sería escasa no así la de los profesores, policías, médicos u otros empleados públicos con contacto directo con los ciudadanos. Es cierto que nuestra labor es menos visible, pero créanme que el que un funcionario cuyos papeles sean, por ejemplo, contratos que celebra la administración con las empresas sea más o menos diligente tiene una repercusión directa en los bolsillos de todos los ciudadanos y en la calidad de los servicios que reciben. Si un funcionario "chupatintas" insiste en que se cumpla la ley de contratos y se presenten tres presupuestos para elegir el más barato y no se conforma con un solo presupuesto y una caja de bombones por navidad, eso repercute directamente en los bolsillos de todos por más que la gente, también los sindicatos, piense que la labor de los "plumillas" es de segunda categoría. Créanme que los señores cirujanos no podrían ejercer sus, sin duda, grandes capacidades si algún que otro plumilla no pagara el recibo de la luz, no comprara las gasas o no comprara buenos aparatos para esterilizar el instrumental. Si no hay hilo para las suturas, la operación no se hace por más que "las manos" del cirujano sean importantísimas y es importante que esos funcionarios que compran las suturas estén adecuadamente pagados y dirigidos porque si no, las tentaciones para comprar lo menos bueno acompañado de la caja de bombones sean más irresistibles.

Cuando digo contratos, digo conciertos con clínicas privadas, hay diferencias sustanciales, en dinero contante y sonante y en calidad del servicio, entre una tramitación escrupulosa con la ley y una tramitación "sensible" a las deferencias de algunos licitadores. 

Donde digo conciertos digo adquisiciones de ordenadores, diseño de residencias de ancianos, compras centralizadas de medicamentos, en fin, "tres o cuatro cosillas".

Un segundo error de los sindicatos hoy ha sido decir que se plantea la huelga para defender los servicios sociales. Con todos mis respetos, es un error plantearlo así porque luego saldrán la Mari Cospe y el señorito Leandro, portavoz del ¿gobierno? (lo que le gusta a este chico que le pongan una alcachofa delante...) diciendo, con razón, que la huelga tiene un claro sesgo político, luchar por los servicios sociales es labor de los partidos políticos, de los ciudadanos y sus asociaciones (de discapacitados, de mayores, de padres de alumnos, de consumidores, etc.). Los sindicatos deben luchar por los derechos de los trabajadores en cuanto tales, es decir, luchar por que las condiciones de trabajo, los salarios, la carrera profesional, etc. sean correctos y no se vulneren los derechos que los curritos tenemos pero no deben dejar que su condición de ciudadanos se manifieste en este caso.

Los sindicatos nunca deberían haber permitido la privatización de los servicios públicos como es el caso, por ejemplo, de los servicios de limpieza prestados en los hospitales y otros centros públicos, no deberían haber permitido que se cediera a empresas privadas el control de servicios sociales como es el caso de residencias de ancianos y otros centros, eso ha sido sacar del ámbito público unos servicios que debería prestar la administración con sus empleados funcionarios, laborales o estatutarios seleccionados con los criterios de igualdad, mérito y capacidad y no a la libre elección de empresarios privados susceptibles de actuar con criterios de amistad, enchufe, beneficio económico, etc. 

Igualmente los sindicatos no deberían haber permitido nunca que a determinados empleados se les concedieran permisos de seis meses por nacimiento de nieto como decía mi jefe de servicio que pasaba en los hospitales. 

Todo eso ha dado origen a una corrupción del sistema que es difícilmente soportable aunque no irreversible. Para mí es muy grave que a esta situación se ha llegado, en gran medida, porque los sindicalistas han tenido ventajas personales a la hora de negociar los casos que cito antes u otros como funcionarizaciones de personal laboral o informáticos que beneficiaban especialmente a las categorías profesionales de los representantes sindicales, aumento del número de horas sindicales y el número de liberados para sindicatos "dóciles". El que en determinados casos los beneficiados incorrectamente hayan sido algunos trabajadores o que las corruptelas de los trabajadores hayan sido menores que las de algunos representantes políticos para mí no es excusa, no se deberían permitir ni unas ni otras.

Dicho esto, ¿qué postura habría que adoptar ante la huelga convocada?. Para mí hay motivos más que suficientes para ir a la huelga, se nos han venido recortando los salarios y las perspectivas son de congelaciones y nuevos recortes para unos empleados que no hemos tenido arte ni parte en la crisis que todos padecemos, para mí otros se han beneficiado de la burbuja inmobiliaria y se siguen beneficiando. Citemos a los promotores que multiplicaban su inversión en solares y pisos, citemos a algunos políticos locales que, quizá, percibieron comisiones por recalificar terrenos, citemos a la banca, especialmente, que concedía hipotecas a altísimo interés y por plazos eternos a quienes sabían que no podrían pagarlas.

Ya que hablo de la Banca, hay actualmente un montón de pisos en manos de los bancos, los llaman activos tóxicos o activos dañados porque de ninguna manera valen en el mercado lo que dijeron las agencias de tasación (de los bancos también) que valían, esos inmuebles deberían salir a la venta al mercado al precio que tengan dejando así actuar a las leyes de la oferta y la demanda pero con la reesructuración del sistema financiero que empezó el PSOE  y está continuando el PP se consigue que los bancos no reconozcan las pérdidas que sus inversiones inmobiliarias les producen. Reconversión bancaria que, por supuesto, pagamos ustedes, mis queridos paganos, y yo.

Cuando la burbuja inmobiliaria estaba "en todo lo suyo" no vinieron los bancos a darnos a los funcionarios una parte en sus beneficios extraordinarios ¿por qué tenemos ahora los funcionarios que "hacer un esfuerzo" y permitir que nos reduzcan los salarios para allegar más fondos a la Banca? Por eso creo que está justificado que vayamos a la huelga, para que se presione más a quienes más tienen y quienes nos han traído a esta situación donde los empleados somos los más perjudicados en este esturreo de recortes. 

He dicho varias veces que la Mari Cospe miente y lo mantengo, ella dijo en la campaña electoral que le llevó a la poltrona del palacio de Fuensalida que los empleados públicos ya habíamos soportado nuestra parte en la crisis con el recorte y congelación salariales de los sociatas ¿ya se le ha olvidado?¿tiene memoria de pez?¿o es que es tan experta en el doble lenguaje que ella misma se lo cree?

En fin, queridos paganos, hagan ustedes lo que quieran en relación con la huelga, que es lo que van a hacer, tienen motivos más que suficientes para adoptar una decisión o la contraria y hagan lo que hagan estará suficientemente justificado.

Que tengan buena tarde.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Las huelgas ya no sirven para nada. Habia que haberlas hecho cuando empezo la crisis, pero como en este pais los españoles pasan de todo, no movimos ni un dedo. Ahora ya es tarde, el gobierno tiene poder absoluto y se la trae floja que hagamos huelgas o manifestaciones. Solo hay una forma de machacar a los que tienen el poder, sacar todo nuestro dinero de los bancos y no comprar cosas que no sean necesarias, limitarnos a comprar solo lo imprescindible para hundir la economia cuanto antes. Cuanto antes la hundamos antes salimos de la crisis. De todas formas se va a hundir y si no hacemos lo que digo el hundimiento sera tan lento que durara años.

Anónimo dijo...

El pasado 31 de enero he sido víctima del tijeretazo de la Cospe.... se está cesando a diestro y siniestro plazas interinas (creadas por gestión de los Hospitales) o bien, estas plazas pasarán a la Gestión Privada cuando el SESCAM decida que para pagar sus deudas contraídas por una gestión pésima de los mismos, saldará las mencionadas deudas con la "venta" de Centros Sanitarios.....

Considero esta situación INDIGNANTE sobre todo cuando categorías como la que yo ostento no se han regularizado como tales estando incluidas en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias....

Un abrazo Antonio

Antonio Martín dijo...

Hola, me ha gustado tu opinión porque creo que expresa muy bien el sentir de mucha gente.

Cuando empezó la crisis casi nadie se dio cuenta de la que se avecinaba, poco a poco empezamos a darnos cuenta y parece que ahora está bastante claro que las políticas que quiere hacer el PP no serán precisamente las mejores para los trabajadores. No digo que el PSOE lo hiciera bien, ni mucho menos, y se lo dejaron claro los ciudadanos en las elecciones no votándoles.

Parece que somos los curritos los que hemos creado la crisis y que tenemos que pagar todas las consecuencias. Yo creo que gran parte de la culpa de la crisis la tienen los bancos con sus créditos hipotecarios y estoy también de acuerdo en que habría que protestar contra la banca, sacando el dinero o de otros modos, pero también hay que decirle a la administración, para que no diga que no se lo hemos advertido, que estamos sufriendo y que tiene que tenernos más en cuenta de lo que parece que lo hacen.

Por otro lado, no creo que el gobierno tenga poder absoluto, nos oyen, están atentos a lo que decimos y yo estoy seguro de que actúan en consecuencia. Si no protestáramos por lo que nos parece mal ellos podrían creer que estamos de acuerdo con todo y no es mi caso.

También creo que los ciudadanos somos algo más que simples votantes y contribuyentes, creo que tenemos el derecho y, es más, la obligación de controlar cómo se gastan nuestros representantes el dinero que les hemos confiado.

Imagina la diferencia entre que a un alcalde la gente le sonría por la calle o que él sepa que una gran mayoría está en contra de lo que hace, o es de piedra o lo tiene que notar. Algo así pasará con Cospedal cuando los empleados públicos en masa le digan que no están de acuerdo con lo que hace y dice, yo creo que o es de piedra o algo tendrá en cuenta esas opiniones.

Saludos

Antonio Martín dijo...

Gracias por tu comentario.
Siento mucho que hayas sufrido directamente las consecuencias de los recortes de Cospedal, mi opinión es que están deteriorando deliberadamente los servicios públicos, especialmente la sanidad, para luego ofrecer como solución salvadora la privatización. En cuanto a lo de vender hospitales yo le quitaría las comillas, se los quieren vender, así de simple, porque el modelo Alzira que es el que quieren seguir así funciona.
De todas maneras aún no lo han conseguido, hay mucho movimiento social en las zonas afectadas por las privatizaciones, Manzanares y Villarrobledo sobre todo, y creo que entre todos podemos pararlas y conseguir una sanidad pública y de calidad para los ciudadanos.
Saludos